Monday 12 March 2012 09:11
Share/Save/Bookmark
La política de Estados Unidos e Israel, una sola en contra de Iran.
Islam Tiimes - Da tranquilidad saber que la solución favorita del presidente Obama para tratar los desacuerdos con Irán es la diplomacia, como lo dijo hace unos días en una entrevista en NBC, pero a la vez, es muy preocupante el que simultáneamente dice que (lo dice un informe de AP): "no dejaría por fuera ninguna opción para evitar que Irán consiga armas nucleares".
Islam Times - Igual de preocupantes son las declaraciones del presidente en donde por un lado siente que "cualquier tipo de acción militar adicional dentro del Golfo es disruptiva y tiene un gran efecto sobre nosotros" y que por otra parte se asegurará de que trabajemos en coordinación con Israel en cuanto al tema de Irán y su programa nuclear.
¿Coordinación con Israel?
¿Acaso no envió Estados Unidos al General Martin Dempsey, director de la Junta de Líderes del ejército de Estados Unidos a Israel para que le informara a los líderes del país que Estados Unidos no quiere que Israel ataque las instalaciones nucleares de Irán, al menos si Estados Unidos no ha sido bien informado de antemano?.Por supuesto, Israel continúa amenazando a Irán, utilizando las mismas bombas y aviones que le ha dado Estados Unidos. Entonces, ¿en realidad cómo puede ser que se oponga a un ataque por parte de Israel y siendo que constantemente Israel amenaza con atacar de cualquier manera como un trabajo en coordinación?
Y, de todas formas, ¿Qué clase de país se mueve en coordinación con cualquier otro país, si no es un régimen títere?
Los Estados Unidos no tienen tratado con Israel que les exija al primero ir a una guerra cuando Israel vaya a una. Ni siquiera tienen un tratado de ir en defensa de Israel si este es atacado. Existe un tratado de este tipo con Taiwán, pero no con Israel. Los intereses de Estados Unidos con Israel no son claros, especialmente cuando se trata de Israel. Surgieron problemas con la reciente entrevista del Presidente en televisión el día de ayer. El mayor es que su mismo jefe del ejercito, Leon Panetta ha dicho que Estados Unidos no tiene pruebas de que los iraníes estén construyendo una bomba.
De la misma manera, son muchas las declaraciones que se han dado por parte de la inteligencia de Estados Unidos y las fuentes del ejército aclarando que ningún ataque sobre las operaciones de procesamiento de combustible nuclear de Irán podría desbaratar exitosamente cualquier esfuerzo futuro por construir una bomba. De hecho, muchos han dicho que dicho ataque aumentaría las probabilidades de que los iraníes se esfuercen por obtener armamento nuclear, ya sea construyéndolo ellos mismos o comprándolo de otros, por ejemplo de Pakistán o Corea del Norte.
La postura del presidente en las recientes declaraciones dejan ver un cumulo de confusiones y contradicciones. Es la expresión de una mentalidad criminal. El mismo presidente dijo en su entrevista que no cree que Irán tenga la intención ni la capacidad de atacar a los Estados Unidos. Sin embargo da a entender que Estados Unidos contempla dicho ataque sobre Irán. Y un ataque sobre Irán por parte de Estados Unidos sería un crimen de guerra del mayor orden, crimen de una guerra agresiva y una violación fundamental del Protocolo de Núremberg emitido a finales de la Segunda Guerra Mundial. Líderes de países que impusieron guerras en contra de otros países que no representen una amenaza inminente a la nación agresora, son considerados crímenes de guerra. El Presidente George W. Bush fue y aún sigue siendo un criminal de guerra por su injusta invasión a Iraq, y Obama, será lo mismo si impone una guerra a Irán.
De hecho, inclusive amenazar con tal guerra es un crimen de guerra y el presidente se ha acercado demasiado con su retorica de "agotar todas las opciones que hay sobre la mesa". Lo que realmente enferma de todo esto es que hasta los líderes israelíes admiten que no creen que Irán en caso de crear u obtener una armamento nuclear, realmente ataque a Israel. Las acusaciones de que Irán es un peligro mortal para Israel es una gran excusa. Los Israelíes, que después de todo poseen 300 armas nucleares y no son la única potencia nuclear en el medio oriente, simplemente no quieren que Irán posea una ojiva nuclear porque esto limitaría el poder de Israel al negociar con los países árabes que lo rodean, lo mismo con Hizbullah y Hamas.
También el pueblo norteamericano está cansado, cansado de guerras sin sentido. Las encuestas dejan claro que a pesar de la gran campaña propagandística lanzada por Estados Unidos y difundida por los medios asociados, solo una minoría de los americanos se tragan el cuento de que Irán es una amenaza para los Estados Unidos, a pesar de los esfuerzos del director de la Inteligencia Nacional, James Clapper por presionar el botón del temor. Esta clase de sentimiento popular se supone significa algo en términos de democracia. También se supone que es una de las lecciones que se aprenden de la Guerra de Vietnam: No vayan a una guerra sin el apoyo contundente del pueblo.
Pero seguro que lo más llamativo de todo esto es escuchar al Presidente decir en la televisión nacional que está manejando la política de Estados Unidos hacia en coordinación con la nación pelagatos de Israel--un país Apartheid dirigido por un puñado de corruptos, neofascistas, fanáticos y criminales de guerra. Si estos lunáticos logran llevar a Estados Unidos a una guerra innecesaria sería vista como un acto de demencia lo que descalificaría a Obama del puesto de presidente de los Estados Unidos ante la opinión pública.
código del documento : 144941
enviar a un amigo
enviar a un amigo
recepción del documento
recepción del documento
imprimir
imprimir
e.mail :
su opinión :
mostrar e.mail