Saturday 8 May 2010 10:37
Share/Save/Bookmark
Elecciones legislativas británicas
Cameron busca el apoyo de Clegg para formar el nuevo gobierno
(Islam Times)-Conservadores y liberales ya negocian la formación de un gobierno de coalición, ante la atenta mirada del todavía primer ministro laborista Gordon Brown, quien manifestó que «respeta» el derecho de los liberales de Nick Clegg a negociar con los conservadores pero que si este diálogo no llegara a buen puerto, él mismo iniciaría contactos con los liberales
Cameron busca el apoyo de Clegg para formar el nuevo gobierno
Soledad Galiana
Gara

Los contactos entre los conservadores británicos, vencedores en las elecciones legislativas, y los liberal-demócratas, tercera fuerza pero clave en la formación del gobierno, comenzaron oficialmente ayer, según informó la BBC. Los líderes de ambas formaciones, David Cameron y Nick Clegg, tenían previsto reunirse por la noche después de un primer contacto telefónico que mantuvieron durante la tarde, aunque el laborista Gordon Brown no se dio por vencido.

Pero si hubiera que escoger una palabra para definir los resultados electorales sería decepción. La esperada decepción para los laboristas, que pierden 94 escaños, quedándose con 258, y que después de trece años en el Gobierno podrían verse relegados a la oposición.

Decepción para los liberales, cuyas esperanzas de que el empuje de Clegg se tradujera en más escaños en la Cámara de los Comunes se disipó, ya que el incremento del voto en un punto les ha supuesto la pérdida de cinco de los 62 que tenían.

Y decepción también para los conservadores que, pese a ser el partido mayoritario en la Cámara Baja con 306 escaños y un 3,8% más de votos, se encuentran con la disyuntiva de tener que negociar apoyos para formar gobierno.

Y a todo ello hay que sumar la decepción para los votantes que se quedaron a las puertas de los colegios electorales y no pudieron depositar su voto.

Los resultados han demostrado que lo vivido durante la campaña electoral y las predicciones de las encuestas distan sobremanera de la realidad política. Se ha visto claramente que la sociedad británica quería cambio, pero no sólo limitado a la composición del Parlamento sino también a aspectos más profundos de la estructura política británica, ya que ha dado la espalda al tradicional bipartidismo laborista/conservador a favor de una mayor presencia de otros partidos, en este caso el liberal demócrata.

Pero si en algo estuvieron de acuerdo los líderes políticos ayer es en la necesidad de alcanzar un acuerdo lo antes posible para así garantizar la estabilidad necesaria de cara a afrontar la crisis económica mundial, aunque la dificultad para conformar el Parlamento podría retrasar la formación del gobierno hasta el 25 de mayo, día en el que la reina de Inglaterra se dirigirá a la Cámara de los Comunes, ya que es la única que puede instar a un líder político a formar el Ejecutivo y, por lo tanto, a convertirse en primer ministro.

En caso de que durante las negociaciones postelectorales no se alcance un acuerdo para gobernar el coalición o en minoría con apoyo parlamentario de otros grupos minoritarios, Brown permanecería en su puesto como primer ministro hasta que se produzca un acuerdo parlamentario para la formación del nuevo ejecutivo. Por el momento, la oficina de la reina Isabel II quiere mantenerse al margen del proceso político, mientras Brown, Cameron y Clegg dirimen sobre quién será el próximo inquilino del 10 Downing Street.

Precisamente es ese cambio del sistema político, y sobre todo del sistema electoral, la cuestión sobre la que los conservadores deberán variar su postura -claramente opuesta a aceptar una representación proporcional-, para alcanzar un acuerdo con los liberales.

Sin embargo, su propuesta de crear una comisión parlamentaria que analice esta cuestión se queda corta si se compara con la que Brown puso ayer sobre la mesa: un referendo en el que los votantes británicos decidan sobre los diferentes modelos electorales a aplicar en el futuro. Éste es un tema de suma impor- tancia para Clegg, quien una vez más ha visto cómo los liberales han sufrido una reducción de su presencia parlamentaria a pesar de haber incrementar su apoyo en número de votos. Precisamente ayer Clegg volvió a exigir una reforma del sistema electoral que considera agotado y cree que no refleja las esperanzas y aspiraciones de los británicos.

El líder conservador, David Cameron, el último de los tres líderes políticos en presentarse ante los medios tras la jornada electoral, resaltó el significado de la victoria de su partido, con «dos millones más votos que los laboristas, (...) mayor porcentaje de votos que los que le dieron la victoria a los laboristas en las últimas elecciones».
código del documento : 25383
enviar a un amigo
enviar a un amigo
recepción del documento
recepción del documento
imprimir
imprimir
e.mail :
su opinión :
mostrar e.mail