imprimir

página Web

interno » Noticias » Economia

El neocapitalismo es cada vez más peligroso

27 Dec 2011 15:40

Islam Times - Solo TELESUR, la red televisiva de América Latina, fue capaz de transmitir, en vivo y en directo, tres entrevistas, que dieron luces. En directo, desde Irán, una entrevista nada menos que con el Primer Ministro de esa nación, Mahmud Ajmadineyad; desde Buenos Aires (me supongo) con el economista y analista Atilio Borón; y desde Caracas (Venezuela -igual, me supongo-) con el comandante guerrillero y sandinista, Tomás Borge. Desde luego, las tres entrevistas, si bien fueron hechas por Walter Martínez (el del ojo de pirata) no fueron hechas al mismo tiempo, ni mucho menos. Fueron “tres especiales” de Telesur: y vaya qué especiales.

Alberto Maldonado (especial para ARGENPRESS.info)

Cada entrevista ameritaría un comentario propio y mucho más. Pero cada entrevista fue digna de la sana envidia profesional; ya que uno, en su calidad de periodista profesional, habría querido hacer, no las tres, por lo menos, una de aquellas. No es, por lo tanto, mi propósito (ni podría, porque no hice mis anotaciones a tiempo; ni tengo a la mano las grabaciones respectivas) resumir esos coloquios. Solo quiero resaltar que los tres entrevistados coincidieron (sin haberse puesto de acuerdo, previamente) en algunas apreciaciones. Y esto es lo digno de reflejarse.


Primera coincidencia: que el imperio (el neocapitalismo) está en decadencia; y que es, en esta situación irresoluble, mucho más peligroso que de costumbre. Igual, los imperitos (Inglaterra, Francia, Alemania, Italia y hasta España, ahora que volvió el franquismo al poder) El problema es que necesitan la guerra de rapiña (tipo Irak, tipo Libia) porque tienen necesidad de apoderarse no solo de su petróleo (energía) sino de sus riquezas naturales: el níquel, el plomo, el cobre, el agua dulce y muchas otras materias primas que en América Latina “todavía abundan”


Estas apreciaciones fueron dichas y repetidas por Atilio Borón; ese economista argentino que, desde hace rato, trata de ponernos en alerta sobre estos peligros. Y también, por el comandante Borge, ese líder del combatiente Frente Farabundo Martí. A su modo, también lo dijo y lo denunció el Primer Ministro de Irán. Y digo “todavía abundan” (las riquezas) porque ya se han llevado, de nuestros países, a precio de gallina robada, buena parte de nuestras riquezas. Y el imperio y los imperitos necesitan, para mantener el estándar de vida que tienen (la “dulce vita” de algunos) de continuar con el mismo trato. Ya hace medio siglo (50 años) que entonces, el joven revolucionario Fidel Castro, lo denunció en uno de los foros internacionales (de los últimos en que se le permitió hablar): que para comprar un tanque de guerra se necesitaban 2 caballerizas de caña de azúcar. 30 años después, para comprar el mismo tanque de guerra, se necesitaban el equivalente a 6 caballerizas. En palabras más nuestras, mientras a nosotros nos suben cada año los precios de las materias elaboradas con nuestras materias primas, a ellos les cuesta lo mismo o, con frecuencia, menos precios. Tal, lo que pasa con nuestro banano, con nuestras flores, con nuestro níquel, etc.


Segunda coincidencia: todos advierten que América Latina ocupa un lugar de preferencias, por sus riquezas naturales. Borge y Borón hablaron, por ejemplo, de la Amazonía (Ecuador, Perú, Colombia, Brasil, Venezuela) como una reserva única de la biodiversidad y del agua dulce, que pronto será una mercancía más cara que el petróleo. Y ya hay voces del imperio que “han sugerido” que solo ellos pueden manejar la Amazonía, pero en función del gran capital. Por algo, un diplomático brasileño, replicó, hace un par de años, que si alguien se proponía “administrar” la cuenca del Amazonas (ya que nosotros somos una partida de salvajes, que no somos capaces) pues a cambio proponía que los latinoamericanos podrían administrar los Estados Unidos y darle una coherencia a ese rico país.


Para hablar en términos nuestros, tanto Borón como Borge convinieron (sin hablarse y posiblemente, sin conocerse) en que Venezuela es, por ahora, el objetivo número uno del gran imperio, no tanto por Hugo Chávez (que también) sino por sus reservas petroleras descubiertas en el Orinoco. Y pusieron un ejemplo: si para llevar un barril de petróleo del Oriente Medio necesitan 30 o 40 días de viaje, en buques petroleros, de Venezuela requieren apenas 4 o 5 días. “El “ahorro” (solo en transporte) es abismal. Y no hay que olvidar que para el gran capital “el tiempo es oro”.


Ajmadineyad habló, en cambio, de Israel, el Estado armado hasta los dientes y pagado por el gran imperio y los imperitos. Este dirigente político (que para el interior de Irán es un conservador) expresó que, mientras Israel amenaza con todo su poder militar y sus bombas atómicas, el gran imperio y los imperitos están “muy preocupados” porque Irán pueda tener una bomba atómica. Y organismos de las Naciones Unidas (tipo Corte Penal de Justicia de la Haya) están muy preocupados (pretextos) y no hacen nada por los atentados que han realizado el imperio y los imperitos, sin permiso alguno. Tales los casos de Irak, de Libia. Prometió recibir con todos los honores a delegados de los países del tercer mundo (América Latina, en primer lugar) a fin de que constaten que no quieren ni tienen ningún propósito de elaborar una bomba atómica, pero si desarrollar esa energía, en favor de sus pueblos.


Otro “indicio” que me llamó la atención: el respaldo que Tomás Borge (vuelvo a repetir, uno de los comandantes guerrilleros del FSFM triunfante) lo dio a su amigo y coideario Daniel Ortega; y lo que está haciendo en la Nicaragua de hoy. Según los que se pretenden de izquierda marxista, Ortega, igual que (Rafael) Correa, son dignos de la hoguera bárbara porque están confundiendo a los “verdaderos revolucionarios” con cambios “epidérmicos” que no significan nada.


Borge lo dijo muy claro: que respalda y está con (Daniel) Ortega por lo que está haciendo y lo que puede hacer, en su Nicaragua de hoy y de mañana. Y dijo algo más: que en realidad, Somoza (el dictador nicaragüense al que derrotaron los sandinistas) era un punto, sin mucha importancia, casi sin importancia, frente a lo que ha hecho y puede seguir haciendo el imperio; y al referirse a él, quedó claro que se refería a los Estados Unidos de Norteamérica. Habló brevemente de lo que fue la “contra antirrevolucionaria” armada y financiada por el gran imperio. Hasta que lograron la elección de doña Violeta Chamorro, la viuda nada menos que del periodista Joaquín Chamorro, que fue asesinado por sicarios de Somoza. Y que los sandinistas supieron reconocer el triunfo electoral de doña Violeta, a pesar de lo que ello significaba.


Y lo que me quedó rondándome la cabeza es lo que dijo (en esta serie de entrevistas) el Embajador de Venezuela ante la OEA, un señor de nombre y apellidos “extranjeros” El dijo, ante el mismo Enríquez (en otra entrevista) que tenía sueños; y que en uno de esos sueños, veía que la droga llegaba a la frontera México-EE.UU. que allí se producían los perseguidos y muertos; pero que, en la plaza principal de la droga (los EE.UU.) no pasaba nada. La droga solita se repartía en el gran mercado norteamericano, ya que ahí no se producían ni asesinatos, ni arrestos, ni combates a la droga, ni se perseguían narcotraficantes, ni se mataba a nadie.


Ajmadineyad dijo también que el avión espía que IRAN le capturó a los Estados Unidos, no sería devuelto a sus dueños (los yanquis) como “ha ordenado” la rubia Ministra de Relaciones Exteriores del gran imperio, la señora Clinton. Es, hasta chistoso (de no ser tan dramático) el país que espía a otro y que pierde un avión no tripulado, exigiéndole a la víctima que le devuelva el “avioncito”. Más bien, el Primer Ministro de IRAN advirtió que no devolverían el avión pirata (que fue capturado casi integro) sino que Irán tenía todos los instrumentos para capturar otros aviones y para enfrentar una agresión.


Pero lo que me dejó pasmado fue lo que dijo Borón: ya los Estados Unidos tiene, no solamente desplegada su cuarta flota en un lugar estratégico de su propio territorio, sino que tiene siete bases en Colombia y todas las garantías para que tropas gringas ocupen el hermano país del norte, sin permiso ni con sentimiento alguno. Y que desde ahí (desde Colombia) pueden intervenir cualquier país, cualquier región; pueden ocupar cualquier lugar de América Latina, en cuestión de horas, tal vez en minutos. Y que, lo primero que hay que hacer, es combatir el neo capitalismo.


De las tres entrevistas hay que deducir también que hay un solo enemigo de América Latina: el imperialismo norteamericano. Con el agravante de que, como está de capa caída, en franco retroceso y crisis, en el mundo entero, es aún más peligroso que antes. Y que cualquier día de estos, puede darse un ataque violento y sin posibilidades de una respuesta rápida, del imperio contra la Venezuela de Hugo Chávez. Ya lo anunció, el propio premio adelantado de la paz: el señor Obama.


Pregunto: ¿no será un anticipo del imperio, el retorno, en calidad de reo juzgado y requetebién juzgado, el septuagenario Manuel Antonio Noriega, alias El Piña, que hace 23 años lucía muy orgulloso de su generalato y pretendió gobernar Panamá, con mano de hierro? Vuelvo a preguntar: ¿no será que devolviéndole al reo quiere, el imperio, curarse en salud de los cerca de 3.000 panameños muertos cuando la invasión del istmo? Por lo menos eso es lo que no dicen los tres entrevistados por Martínez, sino los analistas panameños, cuyos nombres desde luego, no los sé.


P.S. No puedo resistir la tentación de cómo trata la prensa que yo llamo sipiana los asuntos importantes e interesantes de la región. El Comercio de Quito, edición de hoy miércoles 21 de diciembre del 2011, dedica su primera página a la trágica muerte en Montevideo del joven economista de la delegación argentina (Iván Heyn) que decidió ahorcarse en su cuarto de hotel. Y da a conocer, en página indeterminada, que los presidentes del Mercosur decidieron crear una comisión de alto nivel, a fin de estudiar la incorporación plena de Venezuela y Ecuador a ese organismo de desarrollo. Una prueba más de que lo interesante para estos diarios viene a ser lo más importante; y viceversa.